Hola Amigo, Amiga,

Pienso que seguramente debes tener interés en conocer un poco más a la persona que te está ofreciendo algo que dice, nada menos, que puede transformar tu vida.

Mi nombre y mi dedicación (más que profesión) ya los conoces por el Inicio de esta página web, así que paso directamente a relatarte a continuación y a grandes pinceladas esta variada y ya larga vida mía.

Nací en Valencia (España) en una familia tradicional. A los 2 años destinaron a mi padre a Cartagena, en donde transcurrió mi vida hasta los 19 años, en que ocurrieron dos hechos fundamentales en mi vida.

El más importante es que allí conocí a la que 58 años después sigue siendo la compañera de mi vida, Isabel. Seis años de novios y 52 de casados constituyen toda una vida, que resultó regada con 4 hijos.

El segundo hecho fue mi ingreso en la Academia General del Aire, de la que salí a los 4 años como Teniente del Ejército del Aire.

Mi carrera militar me llevó a participar activamente en la etapa final del Sahara. Los episodios y vicisitudes allí vividos pertenecen al campo de lo confidencial.

Solo puedo decir que fueron muchos y muy variados, y que me dejaron la herencia de alguna herida leve y una úlcera de estómago. También me aportaron una experiencia que difícilmente puede adquirirse en otros ámbitos.

Tras la profunda decepción del Sahara me pasé a otro campo dentro de la Aviación: a la Aviación Civil. Allí ocupé diferentes cargos directivos en los aeropuertos de Canarias. Después pasé a Madrid, donde resido actualmente, no sin haber pasado otra serie de años en diversos países de Latinoamérica siendo Director General y Presidente ejecutivo de varias empresas relacionadas con el mundo aeroportuario.

En el año 2005 me retiré de la vida activa y empresarial con el grado militar de Coronel. Pero es preciso retroceder unos años para retomar el hilo de las cosas. 

Mi mujer y yo siempre nos habíamos dedicado a ayudar a la gente a encontrarse a sí misma y a ser feliz. Dentro de esta línea, en el año 1975, siendo conscientes de lo mucho que sufre la gente, y además de forma innecesaria por no saber cómo conducir su vida, tras una experiencia interior en el desierto imposible de explicar con palabras, fundamos una Asociación sin fin de lucro desde la que continuamos esa labor de una forma más sistemática y organizada. De hecho, como consecuencia de nuestras estancias en el extranjero, hoy esa Asociación está presente en 7 países, 5 de ellos en el Continente americano.

A partir del año 2.000, con toda esa organización en marcha, me dediqué a buscar una pedagogía que me permitiera transmitir de forma actualizada toda la experiencia acumulada durante todos esos años de mi vida de búsqueda. Y como digo en alguno de mis videos, encontré un tesoro.

Un tesoro que está formado por múltiples y variadas piezas y que, en la BIRCHAM International University de la que soy Profesor y Director de Programa, hemos estado investigando, estudiando, ensamblando, conformando y probando durante varios años, y que ha dado por resultado el Curso de Transformación Personal Integral más completo del momento, que ya cuenta con varias  promociones que lo han vivido y han dejado sus testimonios personales. Es el Curso Universitario de Programación Neurolingüística Transpersonal y Cuántica (PNL-TQ). 

En el año 2001 ocurrió un hecho que me hizo tambalear hasta los cimientos. Mi hija menor Ana, de 30 años de edad, murió en menos de 15 días de una enfermedad fulminante. Golpe tremendo para toda la familia, especialmente para su madre y para mí. Pero no hubo hundimiento ni desesperación. La filosofía de vida que impartíamos, y que previamente habíamos asumido, no nos quitó el dolor pero sí nos hizo conservar el equilibrio y la paz interior, la cual hemos mantenido invariablemente hasta hoy, junto con nuestros otros 3 hijos.

Mi jubilación en el año 2005 no supuso cambio en mi trayectoria personal. Continué con ella, incluso con mayor intensidad al tener más tiempo libre. Y en mi permanente búsqueda de cómo mejorar el mensaje y la forma de transmitirlo, me puse a estudiar y a profundizar, y en el año 2012, a la tierna edad de 72 años, obtuve un Doctorado en Psicología Transpersonal, lo cual me dio nuevas perspectivas y enfoques que enriquecieron claramente mi actividad.

Pero los años avanzan sin poderlo evitar. A pesar de ello, yo voy a permanecer en le brecha con las botas puestas hasta que me sea posible, aunque iré evolucionando de los Cursos presenciales, que requieren mucho desgaste físico, hacia cursos on line.

Sigo siendo consciente, porque lo veo a mi alrededor y lo experimento en las sesiones de terapia que imparto, que la gente sufre mucho. Y sufre aunque tiene a su alcance los medios para evitarlo. Porque en esta sociedad que vivimos nos han enseñado muchas cosas, pero nadie nos ha enseñado nunca a ser feliz. Y es urgente y prioritario cubrir ese hueco.

Y esa es mi historia. No sé hasta cuándo aguantaré. Pero mientras pueda mantenerme en pie ten la certeza de que mi punto de mira lo tengo puesto en ti, porque quiero ayudarte a que alejes definitivamente el sufrimiento lejos de las fronteras de tu vida, y a que alcances así la libertad y la felicidad.

En definitiva para eso estamos en esta vida: para ser felices y para ayudar a otros a que también lo sean.
Todo lo demás son añadidos.